Buscar

PornoSUMISA

Actualizado: 15 de abr de 2018

Estábamos en su cama viendo una película de acción. De repente, él paró la peli y puso otra: una pornográfica. Me sorprendí y le confesé que ese tipo de “cine” no me gustaba mucho. Él preguntó: “¿Cómo haces entonces para masturbarte?”. Le dije: “No sé, uso la imaginación. El porno no me excita tanto, pero dale, de pronto esta vez es diferente”. Comenzamos entonces a verla. Mientras “el plomero” intentaba destapar la cañería en la historia del televisor, yo intentaba excitarme. No lo lograba, no podía concentrarme: ese “plomero” la tenía muy grande, me daba angustia sólo de verlo; mi chico por el contrario, estaba muy excitado. Su cara se desfiguraba cada vez más, ¡ya no lo reconocía! Con los gritos de Esperanza Gomez como fondo: “¡Jueputa, qué rico!”, comenzamos nuestra faena. Él, adentro mío, tiraba fuerte de mi cabello y me preguntaba estrellando sus dientes: “¿Te duele, cierto?”. Yo le respondía sumisa: “Sí, me duele. ¡Jueputa, qué rico!”, intentando imitar a la protagonista del televisor. Debo confesar que: ni me dolía, ni me parecía rico pero yo estaba decidida a enamorarlo. Él tenía en sus ojos lo que yo venía buscando desde hace tiempo. Llevábamos tres semanas saliendo: casi todos los días desayunábamos juntos, yo le cocinaba sin talento y él comía sin quejarse; las noches las usábamos para hablar de la vida, tomar cerveza, y hacer el amor.


Al otro día de la noche porno, decidimos subir a la montaña. Era su primera vez, yo ya había subido muchas veces, nunca sola, siempre con amigos. Escalamos en silencio dejando que la naturaleza hablará por nosotros. Llegamos a un punto donde había que tomar una decisión: ¿A la derecha o a la izquierda? Nunca había subido sola y no recordaba hacia dónde girar, tampoco había nadie más a quién preguntarle. Me decidí por la derecha y me equivoqué. Llegamos a otro lado de la montaña totalmente diferente: más salvaje, solitario, y con una atmósfera de peligro. Con mucha risa le conté que estábamos perdidos. Él se rió también. Era el lugar perfecto para tener relaciones, ¿no? ¡Un lugar público e inseguro! Me acerqué divertida y le di un beso. Él lo correspondió, y me cogió las nalgas con fuerza. Yo me decidí y respirando fuerte me quité la camisa. Él se alejó y me dijo con desaprobación: “¿Qué haces? No, no”. Me pregunté en silencio: “¿Para qué ve tanta película porno entonces?”. Le dije con cara de diabla: “Hagámoslo aquí”. Él se negó. Aunque estaba molesta y caliente, me puse la camisa fingiendo ser toda una señorita. Con él perdí, digo, duré tres meses de novia.

266 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

TOCARME

Mi mamá dice que el amor de pareja es una ilusión, que no existe en realidad. Yo le pregunté que si el amor de madre e hija era también una ilusión, y ella contestó: “Sí, también”. Sobre lo segundo pr

CAJA NEGRA

La ocasión del encuentro era que estábamos cumpliendo seis meses de novios. Nos gustaba celebrar esas fechas especiales rentando cada vez que podíamos una habitación barata en el centro de la ciudad.

AGUACATE

Fue un viernes. Llovió todo el día en la ciudad. Él no tenía sombrilla, yo sí. Ambos estábamos solos y húmedos. El susodicho medía 1.75 de estatura, pesaba 75 kilos, y en el acto sexual duraba 75 segu